Comprende las razones de tu depresión. Aprende a aplicar este conocimiento en tu ser. Tratamiento para la depresion.

tratamiento psicologico para la depresion

Lic. Pablo Canosa

agosto 3, 2017

Causas de la depresion. 

Hay dos teorías que merecen ser atendidas: La clásica teoría del conflicto y la más reciente teoría del déficit. Esto es, el conflicto intrapsíquico (por ejemplo, una idealización de la figura de uno de los padres que no cede) y el déficit en la estructuración del psiquismo.

Teoria del conflicto.

La situación del conflicto suele provocar un fuerte dolor psíquico dado la imposibilidad de alcanzar el ideal de grandiosidad con el agravante que la persona se encuentra identificada con este ideal imposible de alcanzar. De esta manera el sujeto se encuentra encubriendo, con el justificativo de alcanzar el ideal, una relación destructiva y agresiva consigo mismo. El resultado es que pasivamente, vive un tormento que no encuentra reposo. Una de las maneras de mitigar este malestar es transformar las verdades eternas en verdades relativizables según las circunstancias, edades y personas.

Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.

Teoria del deficit.

La situación de déficit tendría que ver, con una ausencia o falla en la relación madre-hijo: no hubo sintonía en el vínculo.  La autoestima sólo puede formarse en el niño mediante la participación de un objeto significativo que le pueda hacer creer, ilusoriamente, que posee capacidades: una persona que permita protegerlo, sostenerlo, reconocerlo, que suelen ser los padres. Se trata de  insuficiencias en la relación de la persona con su medio ambiente cuidador, en donde un integrante o más de la familia no ha sido reconocido y respetado: sea el padre, algún abuelo, el consultante mismo. También suele vincularse este tipo de déficit a que en la temprana niñez,  en el sistema familiar ocurrió la pérdida de un ser querido cuyo duelo no fue realizado o tanto uno de los padres como ambos “no se encontraban preparados para afrontar la crianza del niño”.  Por último, otras situaciones propiciadoras de este cuadro son: experiencias vividas como abandono o soledad, el nacimiento de un hermano en los contextos antes mencionados, separación o disputa de los padres, etc.  Aquí se vuelve necesario reconocer al consultante en su dimensión humana, en sus estados emocionales, favoreciendo la explicitación de sus deseos, necesidades, ideales, obligaciones y temores, por ejemplo en relación a tener intimidad.

Nuestro humor, llegado el caso, depende íntimamente de cómo nos vinculamos con quienes nos han dado la vida y protegido de pequeños: nos quejamos? Alabamos? Despreciamos? Nos sometemos?. ¿Hemos podido elaborar el sentimiento de deuda ( y culpa) que se tiene con ellos, dado que nos han dado la vida y/o cuidados,  por un sentimiento de agradecimiento?. O hemos tomado plenamente  lo que ellos nos han dado para hacer nuestras vidas?

Si el depresivo se encuentra en este estado es porque no puede renunciar a una relación, a un vínculo, a un modo de vincularse que le sirvió en el pasado, que suele reflejar un modo de vinculación inadecuado sostenido por varias generaciones en la familia.

Quien se encuentra deprimido, depende de la aprobación externa. Como puedo salir de la depresion. Como combatir la depresion?. 

Manifiesta en la mayor parte de los casos, un estado de dependencia y sumisión (que fácilmente se transforma en rebelión) y una necesidad constante de suministros afectivos del exterior para sostener su valoración. Este hecho puede estar velado o negado por el posible aislamiento en el que se encuentra la persona.

Situaciones como el desempleo, la pérdida de un ser querido,  un divorcio, el matrimonio de algún  hijo, la falla o rigidizarían de un ideal, son frecuentemente observadas en los momentos en que un periodo depresivo se desencadena. Es claro que no todas las personas se deprimen en estas situaciones; pues bien, el inconveniente surge cuando ante estas situaciones se responde desde los conflictos o déficits.

Compartir en:

Quizás te interese también leer…

0 comentarios

Enviar un comentario