¿Para qué hacer terapia, psicoterapia con un psicologo? Sobre cambiar las maneras de pensar y sentir que nos llevan a sufrir.

tratamiento psicologico esquizofrenia tratamiento psicologico esquizofrenia esquizofrenia, psicoanalisis, Psicologia General, terapia breve

Lic. Pablo Canosa

agosto 4, 2017

La persona que solicita terapia, está reconociendo que no puede resolver su situación de malestar como se lo había propuesto.…Paradoja humana: la solución esta en uno mismo, pero, esta se encuentra “en estado de vinculación con otro”. Es decir, al ponerme en relación, me conozco, descubro. La no comprensión de esta paradoja lleva a intentos repetitivos e infructuosos en el intento de dar respuesta al sufrimiento.
Nadie duda en reconocer la necesidad de respirar, o alimentarse…¿Por qué poner en duda la necesidad de pedir ayuda?…Como toda necesidad no reconocida y satisfecha, esto suele terminar siendo toxico para el psiquismo.

Los hábitos: un enemigo del paciente y de la labor de los psicólogos y las psicólogas.

Como el ser humano es un ser de hábitos (por lo menos hasta que se los despoje), no es suficiente con desear liberarse del malestar para que esto ocurra. Su situación personal es que suele estar pisando la madera que desea levantar. Es decir, esta identificado con una manera de ser, un modo de comportarse que provoca la aparición del malestar que posee.
Esto puede provocar cierta resistencia a un proceso de cambio que surge, por el solo hecho de escucharse decir lo que pronuncia en sesión. Se trata de vivir para crecer…Sin embargo crecer implica duelar el pasado, sea remoto o cercano, dejarlo ir para poder vivir en el presente. Y esto requiere que nuestro ser se metamorfosee, se actualice, que nuestro comportamiento se modifique para lograr un equilibrio auténtico. Es la supresión, la pérdida de nuestra capacidad de ajuste creativo por evitación del dolor, por intentar evitarlo, lo que nos hace tropezar una y otra vez con la misma piedra….mejor dicho malestar y dolor…ese mismo dolor que se quiso evitar.

Una historia que expresa la necesidad de hacer terapia con un psicologo:

Oí una historia sobre un hombre que llama a la puerta de la alcoba de su hijo y dice:
– ¡Jaime despierta!
Jaime responde:
– No quiero levantarme papá.
El padre le grita:
– ¡Jaime despierta, tienes que ir a la escuela!
– No quiero ir a la escuela.
– ¿Por qué no?
– Por tres motivos: porque es aburrido, porque los niños se burlan de mi y porque odio la escuela
– Pues bien, voy a darte tres razones por la cuales debes ir a la escuela:
porque es tu deber, porque tienes cuarenta y cinco años y porque eres el director.
¿Para qué hacer terapia? , para hacer una nueva síntesis del propio ser que permita vivir actualizadamente en el aquí y ahora. Pero este ajuste, implica entrar en contacto con el dolor, sí o sí y esto no lo podemos hacer solamente solos.
En una terapia, no se trata de que el terapeuta diga a la persona lo que tiene que hacer, sino facilitar que la persona observe lo que esta haciendo. De esta manera, por y para sí misma produzca, invente algo para hacer al respecto.

Los distintos tratamientos psicológicos tienen por objetivo en Anteroos:

1. Aliviar el malestar, y generar las condiciones para que cada cual encuentre por sí mismo el camino que permita dar verdaderas respuestas a su aflicción. Procurarle al paciente los medios para descubrir sus dificultades y desarrollar sus capacidades creadoras. Por otro lado, promover el desarrollo de sus vínculos sociales.
2. Promover el reconocimiento de los integrantes del grupo familiar, su aceptación y asimilación. Al mismo tiempo facilitar la diferenciación de los mismos.
3. Ofrecer un tratamiento innovador y singular, es decir, identificar la particularidad de cada caso.
4. Procurar un tratamiento individual y globalizado fundado en el abordaje interdisciplinario.
5. Promover el desarrollo de la resilencia. La resilencia consiste en la capacidad de las personas de afrontar situaciones adversas, resolverlas y salir fortalecidos de las mismas.

Compartir en:

Quizás te interese también leer…

0 comentarios

Enviar un comentario