Eyaculacion precoz ¿Cómo saber cuál es el mejor tratamiento para vos? Cómo escoger a un psicólogo.

terapia psicologica eyaculacion precoz

Lic. Pablo Canosa

agosto 4, 2017

Lo mas importante a la hora de elegir un psicologo o psicologa para atenderse por la eyaculacion precoz.

Es fundamental congeniar, tener afinidad con la persona del terapeuta, sentir que se tiene “feeling” con él. Las investigaciones demuestran que la calidad de la relación terapéutica es más importante que el enfoque teórico y técnico que utilice el profesional. Por ello, en el Centro Anteroos le brindamos la posibilidad, si es su intención de tener una entrevista con más de un psicólogo hasta encontrar el profesional con el cual se sienta a gusto.
Es importante que el profesional que lo asista tenga una buena formación. No dude si lo considera necesario, pedir su CV.

En vez de alfombrar el mundo entero para no tropezar, ponte zapatos cómodos.

¿Cuál es el mejor marco teórico para tratarse?

¿Psicoanálisis, Cognitivismo, Gestalt, Sistémica, Constelaciones familiares? La respuesta puede parecer compleja, sin embargo, es simple. Por un lado, lo dicho en el párrafo anterior: “lo importante es la calidad de la relación terapéutica”. Por el otro, un tratamiento psicológico adecuadamente llevado, permite ubicar la situación subjetiva en la cual la persona quedo detenida en su interior, que no le permite vivir su presente, que no le permite ser. Por ejemplo: una experiencia traumática, la pérdida de un familiar, un lugar humano dado por su familia de origen, etc. Un ser humano tiene mínimo dos situaciones paralizantes en su psiquismo, quizás alguna más. Mientras esas situaciones no se concienticen, el cambio no es realmente posible… los cambios van a ser solo superficiales, cosméticos. Los marcos teóricos que permiten ubicar claramente estas situaciones del pasado que inhiben son el Psicoanálisis y las Constelaciones Familiares. Esta última en verdad no es un tratamiento, sino una técnica; es decir, su aplicación necesita que la persona se encuentre en un tratamiento psicológico en donde el profesional esté abierto a este método de trabajo. Sin embargo, a veces, cuando las inhibiciones son altas, puede ser recomendable trabajar desde lo Sistémico, la Gestalt o el Cognitivismo.

Una referencia para saber si el proceso terapéutico es adecuado es responder una serie de preguntas: ¿Quién es el protagonista?….es usted, no puede ser de otro modo. Esto significa que las soluciones surgen de usted. ¿Se ha podido generar una pregunta en relación a mi situación, comportamiento o ser? Otra: ¿Algo me sorprendió en el proceso terapéutico, o me llamo la atención?…si no hay “atención”, se dificulta el realizar el proceso necesario. ¿Ha podido observar un comportamiento o situación en usted que se repite?
Tenga en cuenta que puede realizar varias entrevistas con el profesional antes de decidirse. Ahora bien, una vez realizada la elección, no es recomendable dejar el tratamiento al encontrarse con situaciones conflictivas en el tratamiento. Para ello, es preferible que usted establezca plazos de tiempos que cuando finalicen, usted redecidirá si prosigue o no.

Si usted no se siente satisfecho, cree que ha pasado tiempo y no alcanzó las metas que se había propuesto, si tuvo un entredicho o desencuentro, no dude en conversarlo con su terapeuta. Por último, recuerde que un tratamiento psicoterapéutico dista mucho de ser una solución mágica: requiere de voluntad, tener afinidad con el profesional,  esfuerzo para lograr cambios y saber que se “revivirán” ciertas situaciones dolorosas.

No tiene que ver con un buen desempeño profesional,  ninguna de estas actitudes: 

mandar, manipular, moralizar , consolar, chantajear, culpar, aconsejar soluciones, amenazar , juzgar , ridiculizar , insultar , catalogar o alabar comportamientos; hablar de “problemas” difíciles,  que le llevará mucho tiempo de trabajo  solucionar; cuando la terapia no funciona,  afirma que “usted se resiste”. Una buena terapia lleva su tiempo, sin embargo, las diferencias se perciben desde el inicio mismo. Sin embargo, nunca esas diferencias son las que imaginábamos.
Escuchar empáticamente, es uno de los secretos de un buen proceso psicoterapéutico. Escuchar, para que tanto el consultante como el profesional posen “la mirada” donde algo puede estar provocando malestar.

Un buen terapeuta, hace que se potencie y utilice los propios recursos del consultante, que usted se sienta responsable de sus cambios, se pregunte cómo y qué y no solo por qué.

 

Compartir en:

Quizás te interese también leer…

0 comentarios

Enviar un comentario